La sexualidad, fuente de vida, es una herramienta que le permite al ser humano

integrarse con el todo, es una fuerza poderosa y divina, que bien encaminada puede ser utilizada para alcanzar la iluminación y llegar a elevados estados de conciencia.

ALQUIMIA SEXUAL DE HORUS Y MAGIA SEXUAL DE ISIS

Ancestralmente, existió una hermandad secreta donde se iniciaba a las mujeres en la magia sexual del culto de Isis y en las prácticas de las alquimias de Horus.

En la alquimia sexual de Horus es importante el cuerpo Ka, que es el cuerpo energético.

Aunque sus prácticas pueden ser iniciadas por cualquiera, la experiencia no es completa a no ser que se realice desde el amor incondicional, tratando el sexo como ritual sagrado que surge de manera natural entre llamas gemelas.

El cuerpo Ka es el gemelo espiritual (o nuestro doble etérico) y está cargado de energía, vida energética, vitalidad convirtiéndose así en nuestro cuerpo físico. Este cuerpo Ka no está hecho de materia, sino que es energía y Luz.


Cuando el cuerpo Ka del Divino masculino (normalmente hombre) se une al cuerpo Ka del Divino femenino (normalmente mujer), y entre ellos se da el amor incondicional (hacia Dios, hacia uno mismo y hacia nuestra pareja álmica), se da una interconexión donde el poder de las serpientes (energías kundalini) de cada uno de los dos Divinos se unen en un plano que no es terrenal, lo que hace ascender a la pareja hacia un absoluto éxtasis y dicha. Esto puede ocurrir sin una acto físico sexual.

Las Alquimias de Horus son métodos que nos ayudan a transformar nuestro cuerpo Ka. Cuando el Ka adquiere mayor luz y energía, genera un gran magnetismo y de esa manera, manifestar  deseos (lo que podríamos denominar milagros) de una manera rápida.

La Alquimia sexual de Horus nos revela que todos somos Dioses: todos tenemos dentro de nosotros el poder para amar(nos) incondicionalmente y para sanar.

Aclarar que es posible ascender las alturas de la conciencia solo, sin pareja. Para eso fueron diseñadas las Alquimias de Horus.

Para aquellos en pareja –en Relación Sagrada- se reveló la Magia Sexual de Isis.
En nuestros encuentros, cursos y sesiones enseñamos los métodos disponibles para trabajar tanto en la Alquimia sexual de Horus como en la Magia Sexual de Isis, y ayudamos a  comprender para la práctica la naturaleza de la interacción de los elementos alquímicos dentro del hombre y de la mujer.

TANTRA TAOÍSTA

Las artes Tántricas Taoístas nos ayuda a cultivar la energía sexual, el amor y el espíritu. Con estas artes experimentamos el pleno florecimiento de nuestra energía sexual.

El Tantra Taoísta está basado en la medicina china, el Tao Curativo Universal y las antiguas tradiciones del Emperador Amarillo y sus tres consejeras.

Estas prácticas honran cada fase vital femenina y permiten el despertar de la verdadera sexualidad de la mujer – receptiva, suave, intuitiva, amorosa, tierna y creativa- en contra posición al enfoque masculino centrado en la fuerza, la resistencia y el control.

Podemos canalizar nuestra energía sexual natural para despertar nuestra Divinidad interior y sanar bloqueos emocionales y traumas que suelen afectar a nuestra sexualidad.

Limpiar de emociones negativas nuestro útero llenando nuestro centro creativo de vibraciones amorosas y compasivas, prevenir enfermedades, solucionar problemas vinculados con la menstruación, menopausia y la líbido son algunos de los beneficios que sea obtienen con el Tao Curativo Universal.


También se proponen ejercicios de que fortalecen nuestro suelo pélvico y que estimulan la elasticidad y la movilidad internas.

Algo que ignoramos es que las mujeres podemos experimentar tres tipos de orgasmo. El Tantra Taoísta nos ayuda a experimentar estos tres, y nos propone meditaciones evocadoras que nos permiten conectar con la Diosa interior y abrazar el atractivo sexual.

En este tipo de tantra, aprendemos a abrir nuestros canales energéticos utilizando la órbita taoísta, el movimiento, el quigong o danza sagrada, la alquimia emocional de la fusión de los cinco elementos y la integración de la alquimia sexual del agua y el fuego.

Estos métodos nos permiten el nivel más elevado de curación sexual, la integración sexual del lado oscuro del alma y una iluminación sexual que se desborda en el nivel espiritual.

TANTRA BUDISTA

“La palabra sánscrita tantra significa la urdimbre de un telar, o la hebra de una trenza. Como los hilos de un telar, las prácticas del tantra sirven como una estructura para entrelazar los temas de la enseñanza búdica para tejer la alfombra de la iluminación. Más aun, el tantra combina expresiones físicas, verbales y mentales de cada práctica y las entreteje creando un sendero holístico de desarrollo.”

Dentro de el Tantra Budista, lo que cabe señalar es el término de las Dakinis: diosas o deidades femeninas. En el idioma tibetano el término dakini es Khandroma significa “aquella que atraviesa el cielo” o “la que se mueve en el espacio”; también se refiere como «bailarina del cielo» o «caminante del cielo».

Aunque las dakinis son representadas siempre como desnudas y hermosas, no son vistas principalmente como símbolos sexuales, sino como símbolos de la naturaleza desnuda de la mente, libre de todos los oscurecimientos.

Siendo las dakinis seres del espacio que danzan incesantemente en el cielo, cumplen una función decisiva en el sistema alegórico del budismo tántrico. Las dakinis actúan como guardianas del umbral entre lo invisible y lo visible, y son por tanto fuente de inspiración, enlaces, canales y mensajeras que facilitan al practicante la superación de los obstáculos en el camino.

Por otro lado, tenemos dos tipos de Tantra que me gusta incluir siempre:

El Tantra blanco, que enseña a utilizar el deseo como sendero hacia la realización. Muestra el camino hacia el auto respeto así como el respeto a la pareja y, que el sexo, es amor puro e incondicional y no se basa en la mera y simple genitalidad. En el tantra blanco se utiliza la meditación y el control consciente de la respiración para lograr un mayor equilibrio entre las energías masculina y femenina, haciendo posible que ésa energía circule libre y fluida por el interior de la persona. Para ello, se hace uso del color, los sonidos, los aromas y el trabajo energético y equilibrado de los chakras.

En el tantra rojo, el sexo ocupa un lugar destacado, tiene una connotación sagrada y se desarrollan prácticas y ejercicios para potenciar la energía sexual en el individuo y en la pareja.

Relevancia tiene en este tantra el Yab-yum, símbolo común en el arte budista de la India, Bután, Nepal y el Tíbet, representa la deidad macho (Shiva) en la unión sexual con su mujer consorte (Shakti). A menudo, la deidad masculina está sentada en posición de loto, mientras que su esposa está sentada en su regazo. Yab-yum representa la mística unión de la sabiduría y la compasión.

En el budismo la forma masculina es activa, lo que representa la compasión y los “medios hábiles” que tienen que ser desarrollados con el fin de alcanzar la iluminación. La forma femenina es pasiva y representa la sabiduría que también es necesaria para la iluminación.
Unidos, las figuras simbolizan la unión necesaria para superar los velos de “Maya”, la falsa dualidad de objeto y sujeto.

Para el tantra, como el espíritu sin la materia no es efectivo por sí mismo, ambos elementos trabajan juntos para lograr la armonía; sólo cuando la unión ha sido consagrada es cuando se considera que se alcanza la plenitud. La pareja es entonces divina: ella es Shakti y él es Shiva.

Para más información:

Contáctanos