«Tu ego puede tener planeado en su vida lo que quiera. El universo se encarga siempre de cambiarte los planes…a lo auténtico que siempre es mejor»

Y cuando digo que el Universo se encarga, más pronto o más tarde, de «trastocar» tus planes de vida me refiero a que todo aquello que tenías «ordenado» en tu vida de cierta manera se pondrá patas arribas sólo por una cuestión muy importante: Dios quiere mostrarte la Verdad de quién eres y para qué estás aquí.

Dios, la Fuente de toda creación te ama tanto que quiere mostrarte lo que es en verdad el Amor, lo que eres en verdad Tú, recordarte todo el poder que tienes, que vuelvas a casa, a tu origen, mostrándote el Ser Divino que Eres, recordándote y reconociéndote en la Verdad de tu Esencia, y para ello te sacará de todo aquello que te hacía vivir dormido en lo que no eras: en esa versión pequeña de la vida donde no te dabas importancia, donde no te amabas, donde ya no vivías de manera emocionante y profunda, donde no experimentabas la realidad de tu Ser más auténtico, donde no estabas creando junto a Dios sino alejado de Él, del amor más puro que te invita a evolucionar hacia una versión grande y abundante donde la vida sí tiene un sentido especial y extraordinario.

Hace tiempo yo ya sentía con mucha claridad que lo que nos han enseñado y hemos aprendido de que con el tiempo todo decae y ya no buscas nada más que mantenerte simplemente «con lo que hay» y adaptarse hasta que uno se sienta cómodo haciendo lo que hacen los demás, era una falsa. Sabía que eso no tenía sentido, porque en un universo ilimitado todo sólo puede ir a más, siempre creando más y mejor en todos los aspectos de nuestras vidas. Y siguiendo ese sentir me encontré que así era.

Realmente el plan De Dios es mucho mejor que cualquier plan o expectativa que pueda tener nuestro ego, principalmente porque nuestro ego piensa que es algo mucho más pequeño, no se ama nada de nada así mismo, no conoce el amor pues vive bajo esquemas basados en miedo y culpa que esconde de una manera muy sutil bajo un personaje mediocre; y a mediocre me refiero a un personaje que no es ni real, ni auténtico y que se conforma con ser lo que no es, aunque eso signifique convertirse en una copia más de los demás y llevar una vida (nada emocionante) que nos han dictado y que la gran mayoría siguen al pie de la letra olvidando quiénes son y para qué propósito hermoso fueron creados.

Dios no quiere eso para nosotros. Por eso, a quien busca la verdad llega un momento en el que Dios se la muestra sacando a la superficie todo lo que no esté alineado con el Ser real que eres, con el Amor y con Dios. Toda la porquería que anula y nubla tu grandeza y tu Divinidad es puesta a la luz para irla liberando y de esa manera que tu Ser auténtico se vaya mostrando.

Tal es el amor del Universo (Dios) por ti que, si estás dispuesto a soltar el control del ego y devolverle las riendas a quien de verdad te ama y te creó, va a hacer que experimentes el poder creador cuando le permites totalmente y en entrega que se exprese a través de ti.

Dios en esta vida no tiene un trabajo para ti de lunes a viernes, lo que tiene para ti es un gran propósito, una misión que despliega de una manera perfecta los mayores dones con los que fuiste creado de manera única y especial. Tus dones no son casualidad, son los ladrillos de un gran palacio donde no hay límites para la creatividad de tu Ser.

Dios no tiene para ti una pareja con la que haya sacrificios o acuerdos donde tengas que cambiar aspectos de ti, o renunciar a la maravillosa libertad de tu Ser, donde todo decae con el tiempo, o a quien tengas que agradar siguiendo el prototipo que nos han vendido. Tampoco quiere para ti que vivas en dependencias ni apegos que esconden miedos y culpas limitando la experiencia de una profundidad mayor; no quiere que te obligues a mantener relaciones por patrones rígidos del ego. Dios te dice que eres libre para amar; el ego te dice «no puedes hacerlo, estás obligado a permanecer aquí». Para Dios no hay nada que se le escape para tu felicidad, y desde su inmenso amor quiere que te ames en tu grandeza para que conozcas el amor real y que puedas compartirlo con tu complemento perfecto de manera eterna. Porque Dios nos creó junto con una pareja donde sí se manifiesta el amor perfecto De Dios para que podamos experimentarlo en esta vida (y eternidad) y ser un ejemplo para el cambio del mundo. Dos almas que comparten idioma, misión y propósito, visión, creación, profundidad, espiritualidad, dones, sexualidad sagrada y comunión con lo Divino. Compañeros, amigos, confidentes y amantes. Esa es la maravillosa creación De Dios que no te creó sólo y separado de tu complemento perfecto, sino que fuiste creado compartiendo energía: vibraciones complementarias con todas las cualidades que vengan a tu corazón y tu mente.

Así es la abundancia del universo creador; nos ha creado ya colmados de toda abundancia en todas las áreas, sólo tenemos que reconocernos nuevamente en nuestra Grandeza y Divinidad para darnos cuenta de que ya está todo ahí para empezar a disfrutarlo y experimentar lo que es crear sin límites, experimentar La Paz del amor más puro, la felicidad, disfrute y placer del Ser.

Dios no quiere que vivas apuros económicos, que no te diviertas (El tiene mucho sentido del humor) y que sufras por tus finanzas. El quiere proveerte de todo ello; Ya lo hace! Y tus dones son lo que mueven tu misión, ese propósito para el que te ha creado y donde todo te es dado cuando contribuyes al mundo con ello. A Dios no se le ha escapado nada de nada, está todo diseñado para que así sea.

Tú estás diseñado para la felicidad, La Paz, el disfrute y el amor verdaderos. Sigue el camino de la verdad del Universo y podrás corroborar todo esto. Entrega tu ego, entrega tus miedos, tus culpas, tu pasado, tus programas…ámate y ponte en primer lugar, pon en primer lugar a Dios, cédele el control…deja que te muestre quién eres en Verdad. Acepta tu Grandeza, reconoce tu Divinidad…eso es bajar el cielo a la tierra en TI. Deja que todo lo que no esté alineado con tu Ser de Amor salga a la superficie, aunque haya dolor y resistencia, es el ego rompiéndose, queriendo rechazar lo que Sí eres, pues sabe que en tu Divinidad él desaparece. Merece la pena porque…hay quienes hemos visto ese cielo…y te aseguro que merece mucho la pena. Estarás entregando el ego y subiendo al cielo para toda la eternidad.

Te dejo con un trocito de la clase online donde hablamos un poco de este aspecto.

Con mucho Amor;

Rebeca BenLuz

Agenda una sesión conmigo online para deshacer tus bloqueos hacia tu Divinidad, Propósito y Abundancia